martes, 19 de julio de 2016

Método TEACCH para los Trastornos del Espectro Autista

El método se basa en la enseñanza estructurada compuesta por la organización física, programación y métodos de enseñanza. Se debe tener el aula previamente estructurada para garantizar la autonomía del alumnado.

1.-Organización física.

Consiste en que las áreas de trabajo estén marcadas, organizadas, con todos los materiales relevantes disponibles y accesibles.

2.-Programación

Hay dos niveles de programación:

1.- Programación diaria en el aulaUn horario permite que sepan lo que ocurrirá durante el día.  Además de la programación diaria, hay
 horarios dentro de las actividades programadas, para definir claramente las expectativas durante la clase. 

2.-Los horarios individuales deben ayudar a saber dónde estar y qué hacer. Por último, debe haber una señal clara que indique el tiempo para las transiciones.

3.-Métodos de enseñanza.



Basados en la parte conductual y con el objetivo de garantizar su autonomía.
La técnicas deben conseguir la atención antes de dar instrucciones, usando un lenguaje claro y presentando los materiales de una manera organizada. Definiendo claramente las consecuencias / reforzadores, proporcionando reforzadores inmediatamente después de la conducta deseada, dando refuerzos frecuentes, y basando la selección del reforzador en sus preferencias. OTROS ASPECTOS CLAVES Organización y decoración de un aula TEA
Es importante respetar las claves de este método: el término "co-terapéutico" que integre a las familias en la utilización del método y el enfoque en las potencialidades del alumnado, estudiando en profundidad las causas de sus deficit conductuales desde diferentes perspectivas.


Organización y decoración del aula con alumnado con TEA

Para organizar un aula a la que asistirá alumnado con TEA Claves para entender los Trastornos del Espectro Autista TEA, debemos tener en cuenta los déficit que presentan en cuanto a integración sensorial. Aula de integración sensorial

El espacio debe estar bien estructurado y diferenciado por zonas y hay que dejar atrás estímulos innecesarios. Claves para evitar la sobrestimulación en el aula 

¡Luces y acción!


El aula debe ser luminosa, con estores para regular la cantidad de luz. En la luz artificial hay que evitar luces excesivamente brillantes.

Relax.


Es recomendable tener una zona diferenciada para realizar actividades de relajación, Mindfulness o para poner rincones en los que realizar actividades tranquilas como el rincón de la lectura o manualidades.

Relacionado con este aspecto están los ruidos, a los que son especialmente sensibles, por lo que evitaremos todos los que no sean necesarios, y enseñaremos técnicas de relajación para ajustar su respuesta fisiológica y conductual ante los ruidos.

Colores.


Los colores han de ser neutros, en tonos claros. Solo estableceremos murales y carteles necesarios y los iremos retirando y cambiando por otros según la época del año o la unidad didáctica o proyecto de trabajo que estemos tratando.

Puede haber algunos permanentes que sirvan para la orientación espacial y temporal como calendarios o pictogramas con secuencias de acciones o rutinas.

Rincones.


Es necesario establecer el rincón de la asamblea pues este constituirá un rincón para la orientación al inicio y final del día, cuando repasemos los conceptos dados y las actividades realizadas, reforzando la asimilación de los nuevos aprendizajes.

Es esencial la orientación espacial y temporal al inicio del día, explicándoles qué vamos a realizar, apoyados en sistemas alternativos y/o aumentativos de comunicación Cuento con pictogramas, si es necesario, y previniendo sobre los posibles cambios en las rutinas, si los hubiera.

Para el resto de rincones, algunos han de ser fijos y otros, los podemos cambiar en función de la unidad didáctica o proyecto que trabajemos.

Forma de U.

Para organizar sillas y mesas. Es la mejor forma para trabajar en grupo, y captar la atención del alumnado.

También llevaremos a cabo esta disposición en el entorno de relax, en los que podrán estar sentados/as en alfombras o cojines.

Estanterías para clasificar y separar espacios.


A la altura de los niños/as para que ellos mismos puedan guardar de forma ordenada sus materiales.


Espacio para la psicomotricidad.


Para este alumnado, debemos dejar un espacio en nuestra aula y nuestro horario para la estimulación psicomotriz, pues es importante facilitarles que obtengan información propioceptiva (pelotas de diferente tamaño, material de balanceo, suelos de diferentes texturas) y momentos en los que se les permita el movimiento libre  Estimulación temprana